domingo, 3 de abril de 2011

Hija mía

Un retazo de cielo me ha caído en los brazos.
¿Qué voy a hacer, Dios mío? Y es más: es todo el cielo
lo que llevo en los brazos. Y yo soy tan terrestre
que no comprendo cómo puede caber el cielo
todo entero en mis brazos, cómo puede caber
el firmamento entero en los brazos de un hombre,
con todas sus estrellas, con su luna y su día,
con su azul y sus nubes pasajeras del viento,
con su silencio antiguo de galaxias que nacen
y universos que rotan.
Dios mío, es tan inmensa la dicha que me nace
de tenerla en los brazos, que se derrama el alma
como una fuente llena que no cabe en sí misma,
y la veo tan mía, tan chiquita y tan nuestra,
que no sé qué decirle, qué escribirle, qué darle,
y apenas sé mirarla como quien mira el cielo,
sintiendo que es el cielo lo que llevo en los brazos
cuando la llevo a ella.

23 comentarios:

Virginia dijo...

El cielo que no pesa, el cielo más lindo! Felicidades...Qué lindas palabras!

Anónimo dijo...

Hacía bastante que un poema no me llenaba de lágrimas...Tener el cielo en tus brazos! una imagen que parece tan simple,pero que cobra una dimensión infinita cuando se trata de un hijo...belleza..belleza que conmueve. Felicitaciones
Sabía que esa musa te sería irresistible!!
Sonia Schiavoni

ecos de ubeda dijo...

es preciosa letra digamos tanto llena de don sensible como de amor un encanto

Celia Ramos dijo...

pero, tú siempre acúerdate
de lo que un día yo escribí
pensando en tí, pensando en tí
como ahora pienso.

Recomenzar dijo...

Me ha encantado un beso

Anónimo dijo...

Alejandro me ha emocionado mucho tu poema me gustaria que mi padre sintiera lo mismo, a cada uno le toca lo suyo...

soylauraO dijo...

"Sintiendo que es el cielo lo que llevo en los brazos" Me fascina, no puedo dejar de leerlo desde que lo escribió.

Mari dijo...

Alejandro, que caricia para mi alma leer este poema, ante un profundo dolor por lo de Candela. Permiteme colocarlo en mi muro porque es digno de compartir esto tan sutil que brota de un ser que prolonga su vida en otro ser. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Alejandro, que hermoso poema. le cantas a tu hija, prolongacion de tu existencia. Que sutilieza la tuya para expresar sentimientos.
Un abrazo desde Colombia.

Anónimo dijo...

¿Cuándo vuelve Ud. por aquí? A lo mejor con alguna buena traducción de las que Ud. sabe hacer...

Un saludo añorante de una lectora.

M.

Beatriz Salas dijo...

Hola Alejandro, buenos días:
vengo de la mano de soylauraO y debo decirte que quedo maravillada ante tanta belleza.
Este poema es magnífico y te pido permiso para poder grabarlo y subirlo a mi blog con tu nombre y el enlace a tu página y así puedan conocerte mis seguidores.
Te invito a visitarme para que me digas si tengo tu consentimiento.
Un abrazo agradecido ante lo sentido al leerte.

Beatriz Salas dijo...

Hola Alejandro,
vengo a avisarte que acabo de publicar este poema, delicado y tierno, en mi blog, que he grabado con mucho cariño.
La música es elección de Ruth.
Un abrazo agradecido.

http://beatrizsalas10.blogspot.com/2011/12/alejandro-bekes-un-retazo-de-cielo-del.html

Marinel dijo...

Hola,vengo del blog de Beatriz y se me han humedecido los ojos con tu hermoso poema.
Y es que como madre,sé bien de qué hablas,pero tú lo has escrito tan bonito!
Mis felicitaciones más sinceras.
Un beso.

Maruja dijo...

Un canto de amor a lo que más se quiere un el mundo. Es precioso tu relato. ¡¡¡Enhorabuena.!!!
Te visitaré a menudo. Un gran saludo.

Luis Nieto del Valle dijo...

Enhorabuena por este poema, Alejandro. Se nota cuándo sale de las entrañas.
Me tomo nota para leerte algo más.
Me quedo de seguidor tuyo.
Un abrazo desde 'Poemas del volcán'

Juglar dijo...

Vengo de casa de Beatriz Salas.
Un poema delicioso, lleno de una ternura y sensibilidad exquisitas.
Doy una vuelta por tu blog, con tu permiso.
Un placer "descubrirte".
Un saludo.

Luis Nieto del Valle dijo...

Paso a saludarte, ánimo para escribir!!!
Un abrazo

hipergheto dijo...

Como faço para encontrar livros seus?

Alejandro Bekes dijo...

Queridos amigos: les agradezco los comentarios y les pido disculpas por no haber visitado esto en mucho tiempo. Veo que pronto hará un año: el año que cumplirá mi hija el miércoles próximo. ¡No voy a echarle la culpa a ella, ja ja! Aunque fueron muchas las noches sin dormir paseándola de acá para allá. Prometo estar pronto de nuevo. A quien me preguntó por mis libros, lo más fácil será que busque los dos que publicó la editorial Pre-textos de España. Abrazos.

JANIN JOSEFINA dijo...

QUE HERMOSOOOO PROFEE MUY DULCES Y TIERNAS TUS PALABRAS REALMENTE CUANDO UNO MIRA A SUS HIJOS SE DA CUENTA QUE LA FELICIDAD PASA POR MARAVILLARSE DE LA VIDA PORQUE NO SE PUEDE CREER LO MARAVILLOSA QUE ES LA NATURALEZA UN ABRAZO GRANDEE

Alejandro Bekes dijo...

Gracias, Josefina... Por ahí nos cruzamos, pero charlar, rara vez, ¿no? ¿Cuántos chicos tenés? Te mando un beso.

Anónimo dijo...

Hermoso el amor que tiene por su hija y le manifiesta en sus escritos, me hubiera gustado tener un papa asì.
lucreciadavanzo@gmail.com

enfuga yremolino dijo...

FELIZ Fin 2012 y le deseo una intensa e inolvidable construcción para el 2013
http://beatrizsalas10.blogspot.com.ar/search/label/Alejandro%20Bekes
Me sigue fascinando y, aún sin haber pedido su permiso, se lo regalo a quien lo necesita, es Bellísimo su Poema, es su corazón.
Laura ORORBIA