jueves, 25 de noviembre de 2010

El camino que va y el camino que viene

A Guillermo

El camino que va y el camino que viene
son el mismo camino, pero nadie lo sabe,
al menos cuando va. Y porque no lo sabe
cree que no hará nunca el camino que viene,

cree que será sólo el viajero que sube
a la radiante cima donde el aire es más claro.
Pero el hombre que baja lentamente ve claro
qué alegre error impulsa al que ágilmente sube,

al que trepa ágilmente la cumbre prometida
para ver desde arriba la tierra no pisada
y que no pisará.

¡Esperanza, esperanza, dulce error de la vida!
Esperanza perdida que explica la mirada
que dedica hondamente el que viene al que va.

5 comentarios:

laura dijo...

GRACIAS.
No saber es parte de la magia,para mí lo importante es el camino. Algunos creen que van adonde quieren, otros van donde los lleva el viento. Yo me hice peón de ajedrez, un solo paso sin retroceso.
Abrazo.
Laura ORORBIA
soylaurao@gmail.com

Alejandro Bekes dijo...

¡Un solo paso sin retroceso! Creo que en realidad todos somos peones... Pero el camino va y después viene. No es retroceso, es vuelta.

laura dijo...

No es retroceder, es avanzar siempre mirando hacia adelante, el peón se transforma en alguien superior por esfuerzo,con su aparente debilidad y con las rodillas raspadas aprende, de lo contrario no avanzaría. Es el camino quien vuelve y uno desea subirse a él.
Gracias
soylaurao@gmail.com

laura dijo...

laura dijo...
No es retroceder, es avanzar siempre mirando hacia adelante, el peón se transforma en alguien superior por esfuerzo,con su aparente debilidad y con las rodillas raspadas aprende, de lo contrario no avanzaría. Es el camino quien vuelve y uno desea subirse a él.Esa es la ESPERANZA.
Gracias
soylaurao@gmail.com

Alejandro Bekes dijo...

Es claro. La esperanza nos lleva a todas partes. La esperanza es hija de nuestra ceguera del porvenir. Y las palabras nos ayudan a darle un sentido a ese camino ignoto.